Claves para obtener el equipo adecuado...

En primer lugar, incluimos la recomendación actual y mantenemos luego el texto original del artículo, que le servirá para comprender nuestras razones; es bueno que lo lea completo.

RECOMENDACIONES (actualización: 07/03/2018):

En Canon EOS 80D + objetivo Canon Macro EF 100mm f:2.8 USM + flash Canon Macro MT 24 EX.
En función del presupuesto, puede adquirir las EOS 800D o 1300D -más sencillas- (modelos de la serie 700, las 77, 200, 2000 y 4000 D son también válidos), o la EOS 7D Mark II -más avanzada-. En el caso del objetivo disponemos también del Macro EF 100 f:2.8 L-IS USM (que nos aporta el plus de la estabilización), sabiendo que esta óptica -por su mayor diámetro de lente- necesita un adaptador para el flash. En cuanto a éste, Canon ha "modernizado" el modelo, que tiene la denominación MT 26 EX.

En Nikon D 7500 + objetivo Nikon Micro 105mm f:2.8 G IF ED VR AF-S + flash Nikon Macro SB R1C1.
También en función del presupuesto, puede adquirir las D 5600 o 3400 -más sencillas-, o la D 500 -más avanzada-.

Por encima de estos niveles, ya pasamos a las DSLR Full Frame -FF- (en el caso de Nikon, la denominación de formato completo es FX y la de APS es DX). En Canon EOS 6 D y EOS 5 D Mark IV (sin llegar a las 5D S y SR o a la 1 DX Mark II).  En Nikon, el formato completo está cubierto por las D 610, D 750 y las nuevas D 850 y DF (sin subirnos tampoco a lo alto de la escala, donde encontramos a las dos D 5).

Vea la nota sobre las FF en el penúltimo párrafo de los consejos generales.

Con todas las cámaras mencionadas obtendrá fotografías excelentes, siempre que emplee una buena técnica. El secreto es el uso de la luz (NO cambie el CONTROL del flash twin por la relativa COMODIDAD del anular).

Consejos generales (actualizado)

En principio, cualquier cámara réflex digital de nivel medio de las marcas más reconocidas es válida para fotografía dental. Aún así, hay algunas consideraciones a tener en cuenta:

No importa tanto el modelo de cámara como las posibilidades del objetivo y, sobre todo, del flash.
Si determinadas marcas (Pentax, Panasonic, Sigma...) tienen modelos de cámara excelentes en relación calidad-precio pero no disponen de un flash twin efectivo, tendremos que conformarnos con lo que podamos obtener sin él o buscar alguna solución alternativa (más allá del flash anular), bien a base de productos de terceros o bien "montando" nuestro propio sistema en un soporte ad-hoc: Novoflex, Manfrotto, Photomed, Agnos... Al fin y al cabo, eso es lo que hacíamos nosotros solitos hace más de 20 años, antes de que los señorones de Canon y Nikon se dieran cuenta de que ahí había un hueco de mercado.

Sony tenía antes un flash twin (y buenas cámaras, que por supuesto aún tiene), pero se trataba de un modelo bastante "antiguo" -heredado de Minolta- que era menos flexible y efectivo que los twin actuales de Canon y Nikon. Hoy, en nuestro país, ese flash está descatalogado y es imposible de conseguir (por otro lado tampoco vale la pena, por las razones aducidas arriba). Esperemos que algún día la marca considere la inclusión de un nuevo modelo twin en su gama

Respecto a las Olympus -buenas cámaras, pero con algunas peculiaridades- hay que tener en cuenta que su sensor es del tipo 4/3 y tiene menor tamaño que en el resto de propuestas que incluimos aquí. El resultado de ello es que el factor de corrección de la distancia focal es x2 y el formato es más cuadrado que el habitual 3:2 (las opciones adicionales de imagen se basan en recortes a partir del 4/3). Olympus sí dispone de un twin aceptable, aunque es aún más caro que el de Canon y, muy curiosamente (o no), no se incluye casi nunca en sus famosos "Kits dentales". Una de las peculiaridades -para dental- que me disgusta es que el adaptador para montar el flash (tanto anular como twin) en el objetivo macro es muy largo, con lo que invade buena parte del espacio libre entre la cámara y el paciente.

Quedan pues, Nikon y Canon. Veamos:

Estas dos marcas son las mejor posicionadas, a mí modo de ver, por gama, prestaciones, precios y, sobre todo, homogeneidad del sistema completo.

Nikon tiene la D 7500, o bien, en un nivel superior, la D 500. Otros modelos son las D5600 y D 3400, de nivel "iniciación". Para todas, el objetivo sería un Nikon Micro 105mm f:2.8 G IF ED VR AF-S y el flash el SB R1C1. Puesto que el Micro Nikkor 105 se lleva un gran trozo del presupuesto para el equipo, como alternativas podemos considerar el Micro Nikkor de 85mm (solo para DX), el Micro Nikkor de 60mm, Sigma 105mm Macro EX DG OS HSM o Tamron SP 90 Di Macro VC USD; en cambio, no recomiendo el Micro Nikkor de 40mm, pues nos obliga a trabajar muy cerca del paciente.

Canon, por su parte, tiene ahora la sustituta de la serie 700, la 800 D, pero las EOS 700D, 750D y 760D (de nivel intermedio), siguen en el mercado y son perfectamente válidas y, por supuesto, las 80 D, 70 D y 7 D Mark II, de nivel superior. En el caso de Canon, el objetivo será un Macro Canon EF 100mm USM o USM L-IS, y el flash el MT 24 EX o el nuevo MT 26 EX. Adicionalmente, las EOS 1300 D, 200, 2000 y 4000 D son cámaras de gama baja que poseen unas características más que suficientes para el trabajo dental.

Personalmente, en clínica me inclino más por el flash MT de Canon, pues es más compacto y tiene más movimientos que el de Nikon. En cambio, éste último -el SB R1C1- aporta la ventaja de funcionar sin cables, por lo que suelo recomendarlo más para la fotografía en el laboratorio. Sin embargo, con ambos sistemas -bien usados- conseguirá muy buenos resultados en los dos campos.

Como norma, en digital siempre que sea posible es mejor adquirir lo más moderno, ya que se incorporan los últimos avances en electrónica e informática.

Finalmente unos últimos apuntes.

Olvídese de la tonta batallita de las marcas, que si Nikon, que si Canon... Quien hace la foto no es la cámara sino el fotógrafo. Como mucho, todos tenemos preferencias y nos acostumbramos a ellas (mis consejos se basan en apreciaciones personales y en experiencia de uso).

Hoy casi todos los modelos incorporan aquellas funciones que antes constituían una diferencia: los sistemas de limpieza de sensor, el modo Live View, los muchos Megapixeles, los archivos RAW (imprescindibles), e incluso el video en alta definición, están presentes en todas ellas.

Mención aparte merecen los modelos con sensor Full Frame (del mismo tamaño que la película de 135). Hoy encontramos varias cámaras con este sensor a un precio razonable. Si bien es cierto que técnicamente sus características son mejores que las cámaras APSc recomendadas, la excelente calidad de imagen que podemos conseguir con aquellas hace que no sea tan conveniente decidirse por una Full Frame, salvo que no nos importe gastar más dinero y vayamos a darle otros usos. En estos modelos no se aplica el factor de corrección de la distancia focal, por lo que para obtener la misma fotografía habrá que estar un poco más cerca del paciente o modelo.

Valore lo dicho aquí, mézclelo con sus previsiones presupuestarias y con sus preferencias, y piense que el objetivo y el flash son tanto o más importantes que la propia cámara. Por otro lado, el flash y el objetivo son piezas del equipo que podrá mantener aún cuando decida cambiar de cámara pasados unos años (dentro de la misma marca, claro). Aplique una buena técnica, tanto al tomar la foto como en el proceso posterior. En fotografía digital hay que pensar globalmente, pues lo que antes hacía el laboratorio fotográfico ahora tenemos que hacerlo nosotros.

Usamos cookies para mejorar su experiencia de navegación. Más detalles en el enlace: To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information